Un logotipo es la parte más importante de nuestra imagen de empresa. Con una palabra, o una imagen debes comunicar todos los valores de tu marca y atraer a tus clientes potenciales. Diseñar un logotipo, aunque el resultado final pueda ser algo sencillo, es un proceso bastante complicado. Para ello, necesitarás contactar seguramente con un diseñador gráfico. Ya que no te recomiendo conseguir un logo barato o gratis. La imagen de tu empresa está en juego. Y tener un logo plantilla que seguramente será usado por otras empresas, te puede jugar muy en contra. Y a la larga, terminarás perdiendo dinero. Si quieres saber qué necesitarás, o responder las preguntas más frecuentes, sigue leyendo… te explico brevemente la forma en la que trabajo para que no te quede ninguna duda al respecto.

¿Qué información necesito tener antes de empezar?

Ten en cuenta que cuanta más información me aportes, mejor será el proceso de diseño. Los conceptos que suelo preguntar antes de empezar el diseño de un logo son los siguientes: Nombre de empresa: En primer lugar hay que tener claro el nombre de la empresa, si es que estás empezando y todavía no lo tienes. Luego, saber exactamente qué vendes, o cuál es el producto o servicio principal, por el que te conocen o por el que te darás a conocer. Público objetivo: También tienes que definir muy bien a qué cliente te diriges. Esto es esencial para poder determinar el estilo gráfico, los colores o hasta qué tipografía usar. Por ejemplo, una tienda de ropa. ¿Qué tipo de ropa vende? ¿Ropa de hombre o de mujer? ¿Ropa para niños, para gente joven, para adultos? ¿Es ropa formal, ropa de deporte, o ropa informal? Cada una de estas opciones se dirige a un público muy específico, que determinará muchas características de la imagen de la marca. Competencia: Otra cuestión que hay que saber, es quién es tu competencia. Aquellas empresas que vendan lo mismo o que se dirijan al mismo publico. De esta forma podré ayudarte a diferenciarte de tu competencia. Mensaje: Una cuestión fundamental es el mensaje que quieres transmitir. ¿Por qué es mejor comprar tus productos o contratar tus servicios que los de otra empresa? ¿Qué valores quieres comunicar a tus clientes? Preferencias: Por último, yo suelo preguntar qué estilos gráficos o colores te gustan, y cuáles no te gustan. De esta forma ahorro tiempo al presentar gráficas que sé que te van a gustar, evitando las que no te agradan.

¿Por qué algunos diseñadores cobran mucho, cuando hay diseños que se venden muy baratos?

Las webs que venden logos muy baratos, gratis, o para que te hagas tú mismo suelen trabajar con plantillas. Sólo modifican el color, ponen el nombre de tu empresa, y logo listo! Con lo cual podrás encontrar un mismo logotipo para una marca de zapatos o para una carnicería. Y esto, realmente no te conviene. Imagínate hacer una inversión en rótulos y carteles para tu tienda, en folletos y catálogos y darte cuenta luego de que tu logo lo están usando otras empresas. Hacer un logotipo 100% a medida es un trabajo que requiere dedicación, conocimientos, experiencia y ciertas habilidades que como todo, tienen su precio. Cada diseño lleva un proceso y muchas horas de trabajo. La experiencia y conocimientos técnicos del diseñador, también agregan valor. La urgencia o plazo de entrega corto de un proyecto también puede encarecer el precio. Hacerte el logo tu mismo tampoco es recomendable. Por más buen gusto que tengas, el logotipo debe cumplir con ciertos requerimientos técnicos que permitan utilizarlo en varias piezas gráficas, con diferentes soportes y verse bien en todas ellas. Tener tu logo en un color distinto cada vez que lo usas, o que no se entienda nada si lo reduces, hacen que tu imagen de marca se vea perjudicada.

¿Hace falta hacer reuniones presenciales con el diseñador?

No, no hace falta, en absoluto. Desplazarse hasta el lugar de reunión lleva su tiempo, y encarecería el precio del diseño final. Hoy en día hay muchas formas de comunicarse además del e-mail. Si hace falta comentar algo, podemos hablar por teléfono, vía Skype o  videochat. Suelo hacer una llamada inicial, para comentar las cuestiones básicas que por mail sería muy engorroso. Y luego mantengo el contacto con mis clientes, informándoles de todo el proceso, si hace falta. El no tener reuniones presenciales me permite además tener clientes en distintos lugares, incluso en otros países. ¿Qué pasa si no me gustan las propuestas que me envías? Suelo presentar varias propuestas en un documento explicando brevemente el proceso de diseño que he seguido para llegar a cada una de ellas. De esta forma, el cliente puede elegir la que más le guste, teniendo en cuenta los conceptos en los que me he basado. Cuanta más información tenga al comienzo del proyecto, más probabilidad hay de que las propuestas gusten. Pero si no es así, vuelvo a empezar de cero para presentar nuevas propuestas totalmente distintas. Y obviamente, esto no tiene ningún tipo de recargo en el precio acordado. Lo que sí siempre pido, es una justificación. Por qué no te gustan. De esta forma puedo encaminar el diseño por estilos que sí sean del agrado del cliente y evitar los que no. ¿El diseño será exclusivo? ¿O lo puedo encontrar en otros sitios? Cada diseño lo hago 100% a medida del cliente. No utilizo plantillas ni presento propuestas repetidas. Cada propuesta la hago en base a conceptos que he comentado con el cliente. Empiezo dibujando con lápiz y papel, y luego lo paso al ordenador. Las propuestas descartadas no las vuelvo a utilizar. Una vez terminado el proyecto, puedo llegar a subir el diseño a mi web o redes sociales como parte de mi portfolio. Pero siempre esperando un tiempo prudencial para que el cliente haga su promoción o el anuncio de cambio de imagen y no arruinar la exclusiva.   ¿Qué archivos recibiré? Una vez terminado el trabajo entrego el logo en PDF, y en varios formatos y tamaños para que puedas utilizarlos en tu web y redes sociales, o en documentos impresos. Suelo entregar archivos en formato JPG y en formato PNG con fondo transparente. También suelo incluir una hoja manual corporativo básico donde especifico las tipografías y colores utilizados para que puedas enviar a la imprenta con la que suelas trabajar, y el logo se vea siempre igual. Si necesitas el logo en un formato o tamaño determinado, me lo puedes pedir sin problemas ni recargos. 😉  

¿Cuál es la forma de pago?

Generalmente los trabajos de diseño se cobran el 50% por anticipado, y el resto antes de recibir los archivos finales. De esta forma se evitan inconvenientes y que alguien se “olvide” de pagar una vez que el trabajo está terminado. El método de pago es a través de un ingreso en cuenta o una transferencia bancaria.  

¿Y si necesito otras piezas gráficas?

Si además del logotipo sabes que necesitarás al mismo momento, o más  adelante algunas piezas más, como pueden ser tarjetas de visita, cabecera para redes sociales o una bolsa para una tienda, es mejor que me lo comuniques desde el principio. De esta forma podré hacerte un “pack” que incluya varios diseños y te saldrá mejor de precio que pedir cada cosa por separado. Y lo puedo ir entregando a medida que lo vayas necesitando. Si ya tienes tu logotipo y necesitas folletos, carteles, imágenes para redes sociales, o cualquier otra pieza gráfica, puedes contactarme sin problemas y te enviaré un presupuesto sin compromiso. Ahora ya sabes en líneas generales cómo es el proceso de trabajo para el diseño de un logotipo. Si tienes alguna otra duda, puedes dejarla en los comentarios más abajo y la responderé o antes posible.